Las 7 nuevas enfermedades que llegan a España 2022

 nuevas enfermedades están a nuestras puertas

Una breve actualización

Cuando escribí este artículo en Mayo de 2018 no podía ni imaginar la que se nos venía encima con la covid-19.

Hago una pequeña reflexión acerca de ello al final del artículo. Si te atreves a leerlo, pues ¡adelante!

Cómo influye el clima en las nuevas enfermedades

El incremento de las temperaturas y el asentamiento de nuevas enfermedades preocupan a los expertos.

Unos inviernos tan cálidos como los actuales en la costa mediterránea, propician la proliferación y el asentamiento de los insectos que las contagian.

Gracias al cambio climático y a la globalización, se ha producido la extensión de estos males endémicos de zonas tropicales hacia latitudes más septentrionales del hemisferio norte.

«Enfermedades de la globalización»

Tanto las nuevas enfermedades como los insectos que las transmiten, han cruzado sus fronteras gracias al comercio global.

Están estrechamente relacionadas con  los viajes en avión y la creciente costumbre de vivir lejos de nuestros países de nacimiento.

También son conocidas como «enfermedades emergentes y reemergentes«.

El motivo de recibir tales nombres es que hasta ahora no estaban presentes en nuestro país o había pasado mucho tiempo desde que se erradicaron.

Debido al actual condicionante del calentamiento global, Todas ellas entrañan un peligro potencial para todo el hemisferio norte.

Ya que pueden proporcionar un hábitat adecuado a los insectos que son transmisores de estas enfermedades.

Recepción en un aeropuerto

Es más, los expertos coinciden en que la mayor amenaza se sitúa en las costas del Mediterráneo, tal como está ocurriendo estos últimos años.

los veranos pueden alargarse hasta noviembre o incluso diciembre, y no se alcanzan las temperatura mínimas que garanticen el control de dichos insectos y microorganismos patógenos.

Condiciones favorables para su propagación

Existen unas condiciones sumamente óptimas para los vectores de estas nuevas enfermedades:

  • Las altas tasas de lluvias que se están registrando en las últimas primaveras y otoños.
  • La dejadez y abandono en que se encuentran cantidad de infraestructuras a nivel rural y urbano debido a los efectos de la crisis mundial.
  • Los insectos tropicales transmisores de las enfermedades, se asientan en el ecosistema y consiguen pasar favorablemente el invierno para aumentar su población año tras año.

Tal es el caso del mosquito tigre ( Aedes albopictus) (Aedes aegypti) y (Aedes japonicus).

Estos insectos, proceden del trópico asiático, ya han sido profusamente detectados en nuestra geografía, por lo que se les puede considerar asentados.

Los expertos temen que las funciones del Aedes aegypti, un pariente bastante cercano que actúa de transmisor de no pocas enfermedades víricas de diversa gravedad en África y Latinoamérica, sean ejercidas por su pariente asiático mosquito tigre.

Con solo la presencia de una o varias personas que hayan viajado a los trópicos y hayan sido picadas allí por un mosquito infectado, sería suficiente para que se pudiera iniciar la primera fase de una gran epidemia.

Puede que te interese este artículo sobre cómo eliminar a los mosquitos con remedios naturales caseros.

Esto mismo está ocurriendo con el mosquito Anopheles, que estaba completamente  erradicado de España desde principios de los años 60 del siglo pasado, pero que lentamente está regresando al sur de Europa.

Mosquito tigre

 La malaria y su temible regreso

El mosquito Anopheles se ha asentado en zonas poco habitadas de las costas bajas meridionales, donde crea poblaciones cada vez más extendidas.

Si una persona enferma de malaria proveniente de las costas del sur, es picada por la hembra del mosquito Anopheles:

«Esta hembra podría captar el plasmodio que causa la enfermedad al clavarle el aguijón para succionar su sangre, convirtiéndose en vector y trasmitírselo a otra persona».

Los epidemiólogos están más que preocupados, pues aunque los casos todavía no sean de un número alarmante, los casos de contagio aumentan año tras año y el peligro es muy real.

La temida malaria, una enfermedad que ya azotó el sur de Europa en la Edad Media -y el resto del continente en los veranos cálidos- podría regresar.

También podría hacerlo la fiebre amarilla, junto con otras tantas enfermedades del trópico hasta ahora consideradas raras.

Los expertos destacan que aunque es cierto que estas enfermedades son importadas por la inmigración y la globalización, el tratar de evitarlas frenando el tránsito de personas y mercancías, es como querer ponerle puertas al campo.

Es mucho más eficaz luchar contra el abandono de infraestructuras viejas que puedan almacenar agua de lluvia o de los riegos y que actúan, junto con la maleza descontrolada, de criadero de los mosquitos.

Se tiene constancia de que tanto la malaria como la fiebre amarilla se erradicaron secando las marismas, no expulsando a la gente.

 nuevas enfermedades que amenazan con darnos problemas a muy corto plazo

Fiebre del Nilo o virus del Nilo Occidental

El virus del Nilo Occidental es un flavivirus que provoca la fiebre del Nilo Occidental. Esta enfermedad es de origen africano subsahariano que produce encefalitis en equinos y también humanos.

Desde la segunda Guerra Mundial se ha extendido por el continente africano, y muy recientemente por América del norte y en 2020 se ha detectado en España.

Causa importantes mortandades en aves, especialmente en córvidos.

El virus del Nilo crece y se propaga de un ave a otra a través de mosquitos infectados.

Si los mosquitos infectados con el virus pican a los caballos o a los humanos, el animal o la persona pueden caer enfermos.

Existen varias especies de culícidos que pueden transmitir el virus. Una de las más importantes es el Culex pipiens.

En España también es vector el Aedes japonicus recientemente asentado en la zona del Río Guadalquivir.

Zika

Se cree que desde África viajó a Sudamérica, donde se asentó en las zonas rurales y más desfavorecidas de Brasil, Paraguay o Argentina.

También en la costa del Caribe. Ahora, con el movimiento de personas y bienes hacia el norte, comienza a causar alarma en el sur de Estados Unidos, donde se está volviendo endémica.

Se transmite por el mosquito Aedes aegypti, aunque también podría hacerlo por el mosquito tigre.

La Zika es una enfermedad vírica que causa altas fiebres, vómitos y fuertes dolores musculares.

Dura entre 4 y 7 días, pero lo que más preocupa, es cómo puede afectar a los menores y sobre todo a los fetos humanos.

Chikungunya

Ya existen bastantes afectados en España por el chikungunya (literalmente en tanzano ‘enfermedad que te dobla‘)

Es un mal extremadamente doloroso a nivel de articulaciones y que tiene una duración similar a la de la gripe.

La enfermedad habría sido traída por personas que viajan o regresan del trópico latinoamericano, donde la enfermedad ya está asentada y se transmite por el mosquito Aedes aegypti.

Estas personas habrían sido picadas en el Mediterráneo por un mosquito tigre que luego habría picado a individuos sanos causando su posterior contagio.

Mosquito hembra succionando sangre

Dengue

Es muy similar a las dos anteriores en cuanto a síntomas y ciclo de expansión, ya que también se transmite por Aedes aegypti.

En los casos más graves puede llegar a ser mortal, con degeneración de todo el sistema vascular y hemorragias generalizadas, es el llamado ‘dengue hemorrágico’.

Por América Latina se ha convertido ya en un huésped habitual de zonas cálidas y pobres y causa epidemias en las grandes urbes.

Aquí en Europa se han detectado algunos casos, de momento muy aislados, pero su nivel de extensión en el hemisferio sur obliga a plantearse el dengue como una seria amenaza.

Fiebre O’nyong-nyong

Pariente muy cercano del chikungunya, el virus que lo causa afecta sobre todo al área de Kenya y tiene síntomas muy similares a las anteriores enfermedades descritas.

Se han relatado casos en Europa, pero en personas que procedían de África Oriental, no así autóctonos.

El principal peligro para su extensión es que el mosquito tigre actúe como vector de la enfermedad.

Fiebre amarilla

La fiebre amarilla, confinada hasta hace poco a los trópicos después de haber sido habitual en Cataluña y el Levante español durante siglos por causa de los navegantes, debe su nombre al color de la piel que caracteriza a los afectados.

Los mosquitos del género Aedes son su vector de transmisión y por tanto amenaza con volver a establecerse en las zonas colonizadas por el mosquito tigre.

Tiene una mortalidad superior al 50% en los casos mal diagnosticados y no presenta cura.

Sin embargo, sí tiene vacuna y la vacunación es la mejor medida preventiva; es segura, asequible y muy eficaz.

Ofrece una inmunidad efectiva al 99% de las personas vacunadas a partir del décimo día tras la primera vacuna.

Después hay que hacer la revaluación cada diez años.

Malaria

El Paludismo o Malaria es un viejo conocido de Europa desde que los primeros griegos viajaran a las costas del norte de África, donde la enfermedad había llegado a través del Nilo.

Tras miles de años de convivencia con esta pandemia mortal en un porcentaje significativo de casos, por fin a mitad del siglo XX se la consiguió erradicar al aniquilar los criaderos naturales del mosquito Anopheles: las marismas litorales.

No hay que olvidar que la sabiduría popular había bautizado a estas zonas de aguas estancadas como ‘las fiebres’ y los locales procuraban esquivarlas a toda costa.

Ahora se teme que el mosquito esté volviendo a asentarse en zonas que escapen al control sanitario, tras haber sido detectado en contenedores de mercancías en diversos puertos de Europa.

Garrapata en la mano

Chagas

El mal de Chagas es una enfermedad parasitaria causada por un protozoo.

El tripanosoma cruzi, que produce graves consecuencias para la salud.

Se calcula que la padecen unos 20.000 inmigrantes latinoamericanos de zonas tropicales residentes en España, pero que no es contagiosa sin su vector, el chinche conocido como vinchuca.

La vinchuca es muy frecuente en los ambientes pobres y domésticos de América Latina, pero afortunadamente no se ha importado a nuestro país.

La mejor prevención contra el Chagas es el diagnóstico temprano, la información y la higiene, pues tiene cura.

Un capítulo aparte es el temido coronavirus covid-19

Tras la terrible pandemia que esta azotando el mundo entero y que estamos todavía combatiendo en España, muchos pensáis que debería incluirla dentro de lista de nuevas enfermedades.

No la incluyo por la siguiente razón:

Al tratarse de un virus tipo corona, que suele pulular a miles por las cuatro esquinas del mundo, no lo incluiré dentro de esta categoría de nueva enfermedad.

Aunque este brote del cual todavía no se sabe a ciencia cierta cuál fue su origen, haya mutado desde su reservorio natural para infectar al ser humano, no lo catalogaré como nueva enfermedad en España.

¿Porqué motivo? ¡te lo explico!

Todas las anteriores enfermedades, necesitan un vector para poder transmitir al virus, mientras que el coronavirus no necesita insecto por medio, ya se transmite el solito.

Los catalogo más, dentro de los tipos gripe, resfriados, etcétera.

De todas maneras, si quieres saber más acerca de él, solo tienes que seguir el enlace de abajo:

https://es.wikipedia.org/wiki/COVID-19